La vida real

Cuando imagino cómo nos enfrentamos tú y yo a la vida ahora mismo, nos veo intentando sonreír en medio de un enorme desastre que se escapa de nuestras manos.

Tú desastre y el mío son muy diferentes, pero la lucha que llevamos dentro es muy parecida.

Por estos días estamos frustrados. Puedo sentirlo.

Queríamos cambiar el mundo y ahora vemos como el mundo nos está cambiando a nosotros. Y eso nos duele, nos hace estar decepcionados con nosotros mismos, aunque todos los demás digan que eso es madurar.

Tú vives para trabajar y yo guío mi vida hacia un lugar que odio.

Al principio eso nos repercutía y nos hacía mal, nos distanciaba y nos aislaba. Qué bien que descubriéramos que podíamos unir nuestras fuerzas.

Porque no hay fuerza más grande que el amor.

Y yo haré todas tus noches especiales y tú callaras a todos los portavoces de lo correcto.

Construiremos un refugio juntos, y allí secaras mis lágrimas y yo te construiré sonrisas.

Intentaré que seamos aún más felices. Inmortales.

Te amaré cada mañana y te echaré de menos nada más salgas por la puerta.

Si este mundo no nos comprende, el único remedio es crear uno nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s